domingo, 10 de enero de 2010

Te mastico todo el tiempo.


Me gusta que me beses como a mi me gusta. Un torbellino me enrreda: es deleitarme al sol un día de verano, o comer mi comida preferida, muerta de hambre, en una isla en donde todo es insulso, incoloro, horrible. El estómago rugiendo, gritando, anhelando, anhelandote....¡las víceras se salen del cuerpo!, ¡ignoran el ruido del mundo!, salen a pasear los pensamientos más estruendosos de un cuerpo en donde mientras falta el aire, el aire sobra...es un respiro, una inyección ilegalmente GIGANTE de endorfinas conservadas en salmuera y eternidad...¡AFUERA MIS ENTRAÑAS! Aca mismo y ahora mismo estoy volviendo a tu lengua, a la ropa en tus rodillas agitadas, a una toalla que en mi mente se empapa en la droga que me dan tus gestos. Podría vivir acabándote/hamacándome en tu vientre mientras pasan las noches, los días, los dolores y la bronca. Te depositaría puntual en el punto en que mi mente switchea y elije el destino perfecto. Tu espalda metamorfoseaba en mil cosas mientras que mi boca se tragaba palabras, verbos, ideas, adjetivos...¡aaagghhh mis uñas! ¡las garras queriendo desgarrar la carne! los ojos que se cierran solos pero no se quieren perder detalle, entonces se abren, se cierran, se enojan, ¡no se deciden! es querer todo al mismo tiempo y querer NADA...nada más que ese momento exacto en el que grito en tus tetas...la mente colapsa y el cuerpo detona, despega, se vuela a otra parte, pide a gritos la amoxcicilina que salve la garganta inflamada. La sensación es de tanto placer que es casi dolor, el instinto más animal fluye en su curso de fricción y lujuria. Mientras tanto tu espalda sigue mutando, sos hombremujeranimal-monstruoencorvadocambiandosinpausa, sos un bichito cargando el doble de su peso y su llanto, una maravilla de la ingeniería genética, sos mucho, muchísimo, tanto, tantísimo, mucho ¡aaaaaggghhh! ¡ya nosé que sos! ¡SOLO SOS!...

y yo
por lo pronto
te cuido
te pienso
te beso
te abrigo.

11 comentarios:

  1. =) me gusta su blog

    ah Rosario!
    espero que no se sienta acechado
    pues ahora lo sigo,
    digo su blog =D

    un beso

    ResponderEliminar
  2. No! acechada no! acechado decía, por lo de blogs que sigo vio?
    Aunque algo de eso debo tener, recuerdo cuando era chica, tomaba clases de inglés
    y tenía una compañerita, Laura se llamaba, Todavía tengo la imagen, yo caminaba unos pasos atrás mirándole el pelo larguísimo y acharolado, y me parece que mi casa quedaba para el otro lado… es acoso eso?
    Veo que volviste de las vacaciones, espero lo que hayan pasado lindo =)
    Vi hace poco, un poco bastante, unas fotos en flickr de su srta novia muy buenas, son de una película? me quedó la intriga, tu sabes, la curiosidat! jaja

    ResponderEliminar
  3. Para mi que si es posible, depende de la maestra jardinera, vos no estudiabas eso? ves! era amor! =)

    Yo vivo en Santa Fe, pero la historia de la niña de pelo acharolado era en Viedma porque viví allá desde los 3 a los 18 y ahora me quiero ir para Bs As, sólo debo conseguir casa y trabajo :S

    ResponderEliminar
  4. de visita por aca!
    Marina: tmb soy de Santa Fe! cerca de rosario! :)

    ResponderEliminar
  5. mmmm

    yo a vos te conozco..
    mmm



    vos no eras "tuclavicula" ?

    ResponderEliminar
  6. hi.. just dropping by here... have a nice day! http://kantahanan.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Hi... Looking ways to market your blog? try this: http://bit.ly/instantvisitors

    ResponderEliminar
  8. Masticarse, o tragarse a los otros, es lo mismo que tragarse a uno mismo. Cuando uno no puede comerse otras cosas, se pueden hacer muchas cosas "mientras tanto"

    ResponderEliminar
  9. Te leo.

    Siempre tus palabras me llevan hacia un horizonte tan cerca de la piel de un animal, arrancan mis mentes las manos, las sacuden, las estrujan y chorrea la sangre entre los dedos.

    Charcos espumosos de golondrinas
    hieren las ansias, hieren.

    Acorazadas sensaciones que explotan
    en un paso catastrófico
    capaz de quebrar el cristal
    de mi propio corazón.

    Ah...tanta espera me agobia,
    tanto dolor me da la libertad
    de escribir estos pedazos de alma


    Cómo evitar los latires!


    Cómo evitar siempre irme por las flores deshechas de lo ardiente
    de lo pleno
    que transformo en este río de ausencia

    Cómo evitar esta soledat en ruinas

    ResponderEliminar
  10. ey, ro! qué buenas fotos... ¿las hacés vos?

    aparte! me quedaron unas baruyeras para vos en la mochila

    besos

    ResponderEliminar